¿Qué pelea eliges pelear? ¿En qué utilizas tu tiempo?

¿En inspirar a otros a través de tu trabajo?
¿En discutir con tus clientes por el color del logo que te encargaron?
¿En acusar a tu pareja por la forma incorrecta de colocar el papel higiénico en el baño?
¿En discutir en Facebook con extraños para tener razón?
¿En provocar a otros por su forma de ver las cosas, distinta a la tuya?

Eres aquello en lo que usas tu tiempo, a través de las peleas en las que eliges participar. Nadie más que tú puede elegir eso. Quizás otros quieran involucrarte en sus peleas, pero es tu decisión entrar o no. Cuando un tercero te involucra en su pelea, ese tercero domina tu tiempo y te controla.