Fortaleza mental

Esta cuarentena exige fortaleza mental.  

La fortaleza mental es lo que permite mantener a raya la ansiedad, la impaciencia, la intolerancia y el mal humor, natural en momentos de encierro prolongado.  

Ten en cuenta que, si en algún momento tus quejas y tus gritos te sirvieron para resolver las diferencias cotidianas, hoy tienes que asumir una actitud diferente, porque lo único que lograrás con ellas será una respuesta similar, explícita o implícita, que agrave la situación.  

La fortaleza mental te permite enfocar tu energía en aquello que debes hacer, de la forma como debes hacerlo, para mantener la paz mental y la paz ambiental que mereces y que merecen quienes te rodean.  

Y así como tus quejas nunca le importaron a nadie, te darás cuenta que hoy eso aplica más que nunca. Te darás cuenta que tus gritos y tus berrinches hoy no tienen, ni por asomo, el mismo efecto que tenían antes. Porque todos y cada uno de nosotros está haciendo lo que debe hacer, de la mejor manera posible.   

Hoy día, esa fortaleza que no pudiste o no quisiste desarrollar y poner en práctica cuando no era urgente, la tienes que desarrollar y poner en práctica ahora, sin entrenamiento previo. Ahora, si desarrollaste esa capacidad o si estás en proceso de desarrollarla, felicitaciones, porque de ella dependerá tu supervivencia.

Deja un comentario