¿Por qué la ignorancia es tan atrevida?

Nadie puede decir que es el mejor, si no se compara con los mejores.   

“Soy uno de los mejores”, me dijo desfachatadamente el diseñador. “¿Comparado con quién?”, le pregunté. No tuve respuesta. Le pregunté a quién conocía – como referentes de su profesión – y no tuve respuesta. Le pregunté a quién admiraba, o qué trabajos de otros profesionales de la disciplina lo emocionaban y tampoco tuve respuesta.   

Esta conversación me recordó el efecto Dunning-Kruger, que indica que cuanto menos sabemos, más creemos saber. Este efecto es un sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real.   

Este sesgo se explica por una incapacidad meta cognitiva del sujeto para reconocer su propia ineptitud. Por el contrario, los individuos altamente cualificados tienden a subestimar su competencia relativa, asumiendo erróneamente que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para otros.   

Una pequeña historia:   

En 1995, McArthur Wheeler, un robusto hombre de 1,70 metros y 130 kilos robó dos bancos a plena luz del día sin máscara alguna que ocultara su rostro. Fue arrestado una hora después que su imagen fuera mostrada en las noticias de ese mismo día.   

Wheeler, al parecer, confiaba en que aplicar jugo de limón sobre su rostro, le haría invisible a las cámaras. “¡Pero si usé el jugo!”, dijo Wheeler al momento de ser arrestado. La idea fue sugerida por dos amigos del ladrón, quien, precavido, primero probó su eficacia: se aplicó jugo de limón en toda la cara y luego se tomó una fotografía. Nada apareció, posiblemente porque la cámara terminó apuntando al techo. Por lo tanto, Wheeler asumió que permanecería invisible mientras no se acercase al calor, al igual que la “tinta invisible” hecha con jugo de limón.  

Extracto del libro: Del Vecchio, Fernando. (2018) Brilla. Trescientos sesenta y cinco días para alcanzar tu mejor versión y reinventar tu vida. Descarga gratuita desde http://bit.ly/2Y3UfEm  

Más sobre el tema: Soler Sarrió, Alberto. ¿Por qué los incompetentes desconocen que lo son? El efecto Dunning Kruger. Píldoras de psicología. Abril 2020. https://bit.ly/2yfxYLL  

Deja un comentario