Un paradigma incorrecto

EL TALENTO NO ES SUFICIENTE

“El problema no es lo que no sabes, sino lo que crees que sabes y no es así.” (Adaptado del original de Mark Twain).

En la industria creativa se maneja una creencia fundamental: “tengo talento (creativo) y ello me garantiza el éxito (profesional).”  

Ese tipo de creencias – dando por cierta una idea que no lo es – lleva a los profesionales del sector a actuar de formas incorrectas, perpetuando una serie de conductas que no los dirigen al éxito que proyectan.

Yo he llegado a comprender cómo y dónde se origina el paradigma, pues indagué sobre esto durante varios años mientras preparaba mi tesis doctoral sobre emprendimientos dirigidos por diseñadores gráficos. He verificado mi hipótesis una y otra vez dentro de la economía naranja (industria creativa y cultural).  

El resultado: los diseñadores gráficos, gracias a su formación técnica, pueden tomar muy buenas decisiones creativas. Pero – debido a diversos motivos en los que fundamentan su paradigma profesional – no toman buenas decisiones empresariales. Esto ocasiona que una enorme mayoría de profesionales, cuyo talento creativo es superlativo, no puede vivir de aquello que ama hacer (porque no sabe, ni quiere saber – o no puede entender, gracias a su paradigma – cómo ganar dinero con ello).

En las próximas semanas seguiré presentando mi webinar “El talento no es suficiente”, en el que hablo sobre este tema.  

2 comentarios en "Un paradigma incorrecto"

  1. Excelente reflexión, quizás muchos diseñadores freelance parten de la errónea suposición, que el oficio sigue siendo como el de antiguo zapatero (que recurrían a él o visitaban el taller cuando tenían que cambiar la suela o se rompía un tacón), lamentablemente, los clientes hoy en día no vendrán a tocar tu puerta para pedir una pieza diseño, o que le soluciones un problema de comunicación.

    Responder
  2. ¡Wow! La verdad no puedo dejar de leer estos contenidos con los cuales me identifico totalmente, de hecho representan para mí una oportunidad a intentar nuevamente aquellos emprendimientos fallidos por pensar erróneamente que el talento técnico y creativo lo es todo.

    Responder

Responder a Ariel Pintos Cancelar respuesta