Entrevista que derivó en el artículo publicado en el diario El comercio – para su sección El Empresario – el 12 de julio de 2017. 

  1. ¿Cómo inició su carrera profesional? ¿Cuáles fueron sus primeros trabajos?

Mi primer trabajo formal fue de becario en la Cámara de Comercio Argentino-Brasileña en Buenos Aires, cuando tenía veinte años (hoy tengo cuarenta y siete). Antes había trabajado en diferentes lugares, como “pasante de apoyo” como le llaman aquí, para otras organizaciones. En ese entonces estudiaba Comercio Exterior. Luego, al continuar mis estudios en Administración de Empresas, fui contratado por dos entidades bancarias antes de trabajar en la Organización de las Naciones Unidas, para el PNUD. Allí trabajé en el sector contable, y luego pasé al sector financiero para otra agencia, la UNOPS. En total fueron casi cuatro años en el organismo. Luego trabajé un año en la empresa SGS y a partir del año 1998, en forma independiente, primero como consultor de empresas, luego como coach de negocios y conferencista.

  1. ¿Qué tan importantes fueron sus conocimientos académicos para encaminarse en el sector de la asesoría y coaching?

Fueron determinantes. Mi formación como Lic. en Administracion de Empresas fue esencial para trabajar en esta disciplina. Completé mi formación con un MBA y luego con el Doctorado en Dirección de Empresas en la Universidad del CEMA.

  1. ¿Cuándo descubrió que podía enfocarse en el coaching?

El trabajo como consultor no me resultaba del todo interesante, en el sentido de dar respuesta a problemas que, quizás, no eran adecuadas para los clientes con los que trataba. Habitualmente los clientes relatan un problema de la forma como lo entienden; uno plantea una solución, pero no siempre se trata del problema real ni de la propuesta más adecuada. Como coach, encuentro mucho más efectivo mi antiguo trabajo de consultor, porque ahora – antes de plantear soluciones – identificamos con el cliente el verdadero problema. En definitiva, como consultor/coach no conozco nada de la empresa ni del empresario que tiene el problema. Entiendo que mi rol es ayudar al cliente a descubrir y definir qué es lo que sucede, para que – luego, a través de mi acompañamiento y supervisión – pueda implementar lo necesario para ajustar lo que deba ajustar, en función de las metas que desea lograr.

  1. ¿Por qué le pareció este camino una opción para su desarrollo profesional?

Siempre he tenido esta disposición por ayudar a otros a definir y alcanzar sus metas. Creo que todos somos extraordinariamente buenos en algo, y en ocasiones – con ayuda externa – podemos identificarlo. ¿Qué mejor que trabajar en aquello que amamos, que hacemos extraordinariamente bien y que nos permita vivir de ello?

  1. De manera sencilla, ¿podría explicar cuál es su trabajo y sus funciones actualmente? ¿Qué cargo diría que tiene?

Mi trabajo es ayudar a la gente a cumplir su propósito y sus metas. ¿Mi cargo? Como profesional independiente, no me preocupa el cargo con el cual me identifica mi tarjeta personal. Estoy mucho más interesado en lograr que mi nombre, como marca, cotice siempre en alza. Entiendo que, para mucha gente, sobre todo la que trabaja en relación de dependencia, el cargo puede llegar a serlo todo. Para mí el cargo es solo un indicador de qué responsabilidades tiene (o debería tener) la persona con la que me relaciono.

  1. ¿Cómo se dio su llegaba a Ecuador? ¿Su trabajo requería que viaje mucho? ¿Por qué decidió quedarse en Quito desde hace más de un año?

Vivo en Quito porque mi esposa – Paulina Espinosa – es quiteña. Por mi trabajo podría vivir en el lugar donde elija (porque trabajo con clientes de toda Latinoamérica vía Skype) y hoy ambos elegimos Quito. Mi trabajo en los últimos doce años me ha permitido viajar mucho (por Latinoamérica y Europa) y me trajo al Ecuador por primera vez en septiembre de 2010. Desde ese momento hasta enero de 2016 había venido en muchas ocasiones, y desde ese momento vivo aquí. Pero no solo mi esposa es quiteña; también lo es mi hija más chica (Giulia, que hoy tiene 9 meses).

  1. Al ser un business coach su nombre es su marca, ¿cómo ha podido manejar esto para lograr un crecimiento de su negocio?

El crecimiento de mi negocio ha sido consecuencia directa de prometer y entregar un valor extraordinario todo el tiempo. Mis clientes reconocen mi entrega y la recompensan en consecuencia. En mi sitio he publicado las experiencias de algunos de ellos, que se han tomado el tiempo por explicar qué les ha sucedido a partir de trabajar conmigo. Y esa respuesta es muy gratificante.

  1. ¿Aparte del coaching, en qué otros campos ha trabajado (publicaciones, conferencias, etc.)?

Los últimos doce años he trabajado muy enfocado en la industria creativa, orientando a emprendedores, empresarios y profesionales del sector a complementar sus habilidades técnicas (creativas) con habilidades empresariales, para que les permita vivir de aquello que aman hacer. En el año 2015 publiqué un libro al respecto, titulado “Diálogos con diseñadores”. Desde hace casi dos años me he enfocado, integrando mi trabajo en el sector creativo y el tipo de cliente con el que más me he relacionado (mujeres emprendedoras, empresarias y profesionales), para tratar también los temas de liderazgo y empoderamiento femenino. Acabo de terminar de escribir mi segundo libro, sobre este tema, que estará disponible en breve. Entre ambos temas, he presentado más de 170 conferencias y seminarios de negocios en más de 45 ciudades de 13 países. Me he relacionado con clientes en 22 países de Latinoamérica y Europa. He escrito casi 130 artículos, todos disponibles en mi sitio. Por ello mi perfil me describe como “facilitador, business coach, autor, conferencista internacional”.

  1. ¿Cuáles han sido las estrategias para encontrar clientes? ¿Los encuentra usted a ellos o viceversa?

La presentación de charlas, sobre los temas que verdaderamente importan al público al que me dirijo, ha sido una importante fuente de clientes. Las recomendaciones de clientes ha sido la segunda. El hablar acerca de qué hago, cómo lo hago y por qué lo hago en diversas reuniones también ha despertado interés que se traduce en proyectos concretos. En definitiva, yo busco sistemáticamente clientes en Latinoamérica (mi contexto de trabajo) y en ocasiones, ellos me encuentran a mí.

  1. ¿Qué le ha dado en lo profesional y en lo personal su trabajo actual como coach?

Principalmente, el hecho de amar lo que hago me ha permitido integrar el trabajo a mi vida. Como empleado en relación de dependencia, esperaba con mucha ansiedad las 6 de la tarde y los días viernes, para poder salir del trabajo y vivir la vida (como si la vida estuviese separada del trabajo). Desde que trabajo en forma independiente, eso no me ha sucedido más. Mis lunes y mis viernes son similares: llenos de energía y ganas de trabajar, escribir, y publicar. Además, el conocer a otros profesionales que se dedican a lo mismo me abrió la puerta a autores que nunca había leído, y cuyas perspectivas de vida han cambiado mi forma de ver la vida. Estos autores son una especie de mentores que todos tenemos a un brazo de distancia…y no tienen por qué estar vivos. Me refiero, por ejemplo, a los estoicos: Séneca, Epicteto, Marco Aurelio. Hay otros, más actuales, que también disfruto como Peter Senge, Ichak Adizes, y tantos otros.

  1. ¿Cómo funciona la dinámica de trabajo? ¿Existe un equipo que colabora con usted o las labores son más directas entre el cliente y el coach (en este caso usted)?

La dinámica de trabajo es conversacional. Trabajo directamente y en forma personal con cada uno de mis clientes. Mi propuesta es simple: se trata de un proceso de trabajo limitado a doce sesiones, para identificar qué es lo que está trabado, plantearnos metas y encontrar los “cómo”, para destrabar lo que está trabado y encaminar los planes hacia las metas. Lo más importante: no genero dependencia para mis clientes. Siempre explico que cuanto más exitoso sea el proceso de trabajo, menos debería necesitarse a futuro. Y a través de la entrega de un valor desmedido todo el tiempo, cumplo con esa promesa.

  1. A futuro, ¿qué le gustaría alcanzar en su vida profesional? ¿Cuáles son sus metas y/o propósitos?

Mi propósito ha sido, y sigue siendo, ayudar a las personas a identificar y generar opciones que les permitan incrementar sus grados de libertad. Una forma de lograr esto es inspirar a que las personas hagan aquello que las inspira. Esto lo logro a través de las charlas que presento y los artículos que publico. Mi meta para este 2017 es publicar el libro que he terminado de escribir, comenzar un tour de presentaciones que me permita llegar a ciudades donde no he estado, y formar mujeres líderes que puedan formar a otras. A más largo plazo, me he planteado publicar un libro sobre estos temas de desarrollo personal y profesional por año, con un nuevo tour de presentaciones. Entregar valor desmedido todo el tiempo significa, en este caso, renovar mi propuesta año a año.